Llega "Mirá Pa'ca", un ciclo de cine latinoamericano, en Cont.Ar

Bandido 

     El Museo Nacional de Bellas Artes presenta, del 23 de septiembre al 4 de octubre, la cuarta edición de “Mira pa’cá”, el ciclo anual de cine latinoamericano que ofrece una selección de filmes contemporáneos de 15 países, con el objetivo de difundir y potenciar la industria cinematográfica de la región.

    Por segundo año consecutivo, el ciclo –organizado en conjunto con el Ministerio de Cultura de la Nación, las embajadas de los países participantes, y la Secretaría de Medios y Comunicación Pública– se realizará de forma virtual y gratuita, a través de la plataforma Cont.AR (https://www.cont.ar/).

    “Mira pa’cá” permitirá acceder a 19 producciones –14 largometrajes y 5 cortometrajes–, que dibujan el mapa del audiovisual en América Latina y demuestran la diversidad de miradas, de modos, de posibilidades que aparecen en las pantallas de sus países.

     Los largometrajes estarán disponibles durante 72 horas, distribuidos en dos fines de semana: del 23 al 27 de septiembre y del 30 de septiembre al 4 de octubre. Los cortometrajes, en tanto, podrán verse durante todo el ciclo 

       “‘Mira pa'cá’ abre las puertas del quehacer cinematográfico en América Latina", afirma Leonardo D'Espósito, curador de cine del Bellas Artes. Respecto de la programación del ciclo, detalla: “Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay se hacen presentes con una selección de largos y cortometrajes de producción reciente, que tienen como punto en común –no tan paradójicamente– lo diverso. En estas películas se habla de respeto por las minorías, del rescate de lo político y el diálogo como herramientas de transformación de la realidad, de la naturaleza como hogar y espejo donde debemos mirarnos, de exilios y viajes, de afirmación de lo alternativo”. 

      “El ciclo ofrece toda clase de géneros, del retrato histórico a la belleza animada, desde el documental de creación hasta la comedia romántica. Y todo con los tonos de nuestras propias realidades y nuestros lenguajes audiovisuales, ricos y llenos de posibilidades nuevas”, sintetiza D'Espósito y agrega que, este año, el país invitado será Corea del Sur, “dueño de una cinematografía poderosa y un auténtico modelo de creación, tanto de una industria como de públicos, que funciona como espejo y esperanza para la difusión de nuestras propias imágenes”.

       Cont.Ar es la plataforma de video on line y televisión en vivo de la Secretaría de Medios y Comunicación Pública, que ofrece un amplio catálogo de contenidos originales de ficciones, documentales, musicales, deportivos y eventos en vivo. Para visualizar las películas, solo hay que ingresar en la web https://www.cont.ar/ o descargar la app para un dispositivo móvil, y registrarse en forma gratuita.

TODOS LOS TÍTULOS DE LA CUARTA EDICIÓN DE “MIRA PA’CÁ”

LARGOMETRAJES

Bandido (Argentina, 2021)

Dirección: Luciano Juncos

Un gran cantante que quiere dejar su carrera –un hombre demasiado popular– sufre un robo y reencuentra viejos amigos. Ese accidente y esos encuentros lo llevan a construir un pequeño acto de resistencia, a generar una pequeña pero poderosa épica que tiene a su propio arte como arma. Contada con la ética de un western de Clint Eastwood (el hombre que hace lo correcto, más allá de los límites que le imponen la sociedad o quienes lo rodean), esta gran película de Luciano Juncos es también el registro de una actuación notable, perfecta: la de Osvaldo Laport como ese cantante finalmente feliz, finalmente triunfal. 

Babenco - Alguém tem que ouvir o coração e dizer: Parou (Brasil, 2020)

Dirección: Bárbara Paz

Héctor Babenco es de los nombres más importantes del cine latinoamericano, un argentino que filmó en Brasil y pudo dar el salto a Hollywood, un hombre, pues, de muchos lugares. Diagnosticado con cáncer, se enfrenta al último reto (cinematográfico, pero ¿podía ser de otra naturaleza?) de su vida: un documental que lo muestre hasta el final. No hay aquí golpes bajos, no hay más que una lúcida y a veces feliz –a pesar del contexto– reflexión, no solo sobre el arte y el cine, sino también sobre el sentido que ese ejercicio ha dado a la vida del autor. Decir que “Babenco sigue vivo” gracias a este documental es mucho más que un lugar común: es simplemente el objetivo cumplido de la película.

Aquí estoy, aquí no (Chile, 2012)

Dirección: Elisa Eliash

Un hombre poco agraciado sufre –o causa– un accidente en el que ve morir a alguien muy querido. Luego, es contratado para escribir la biografía de una estrella de rock olvidada. Y más tarde, esa estrella ya no está allí, o es suplantada por otra persona. Comedia, y al mismo tiempo ejercicio narrativo destacable, el segundo largometraje de Elisa Eliash, con notable acercamiento a cierta cinefilia (el eco de “Vértigo”, la obra maestra de Hitchcock, es constante, así como una lectura en el fondo satírica, como las de Brian De Palma), es también un retrato de un mundo que se pierde en el tiempo, de una fama que se diluye, construida con un uso autoconsciente del aparato cinematográfico.

The Birders (Colombia, 2019)

Dirección: Gregg Bleakney

Colombia tiene más especies de aves que cualquier otro país, y esto es porque Colombia es el único país del mundo que combina el Pacífico, los Andes, el Amazonas, los Llanos y el Caribe, dice John Myers al inicio de “The Birders”, un documental inmersivo en el que observamos pájaros. Ni más ni menos que eso, en principio, aunque también –recordemos siempre que la forma es en realidad el mensaje– se trata de cómo la cámara puede acercarnos a la naturaleza, de volver al principio básico de descubrir la realidad fantástica del mundo a través de una lente curiosa, capaz de situarse allí donde el ojo no llega. El recorrido es fastuoso y fabuloso, casi como atravesar un universo de fantasía que es, aunque suene imposible, el nuestro.

Sueño prohibido (Corea del Sur, 2019) 

Dirección: Hur Jin-ho

Uno de los momentos clave en la historia de Corea lo constituyó el reinado de Sejong el Grande en el siglo XV, un enorme reformador que hizo avanzar la ciencia y la educación en su país. Sobre tal impulso gira “Sueño prohibido”, la historia de los límites que las relaciones políticas ponen al conocimiento. Con la apariencia épica de una gran reconstrucción de época para nada gratuita –cada detalle es funcional al relato–, la película es una perfecta metáfora de la relación que hoy mismo tenemos con la ciencia y la tecnología; una relación por cierto ambigua pero central. Y es, además, una gran historia sobre el vínculo entre dos hombres: el soñador del conocimiento y el mandatario con responsabilidades que exceden sus propios deseos.

Vestido

Vestido de novia (Cuba, 2014)

Dirección: Marilyn Solaya

Ambientada en 1994, cuando los disturbios políticos hicieron eclosión en La Habana, esta película –basada en hechos reales– es no solo la historia de la primera persona en someterse a una operación de reasignación de sexo en Cuba, sino, sobre todo, un panorama social y político que muestra las virtudes y las taras de un lugar y una época. Es, por supuesto y también, una historia de amor, la de una mujer con un secreto y su hombre; una historia –como todo melodrama, ley de oro del género– atravesada por los laberintos de la historia. El trabajo de la extraordinaria Laura de la Uz como Rosa, la conmovedora protagonista, es de los mejores de la última década en el cine latinoamericano.

Morazán (Honduras, 2017)

Dirección: Hispano Durón

La historia de la lucha por la libertad y la unión de América Central tiene un hecho esencial: el proyecto del prócer hondureño Francisco Morazán y su asesinato en 1842. El filme, narrado con precisión, cuenta el plan de Morazán, sus deseos y proyecciones, los conflictos políticos de esa época y cómo se llega –y por mano de quiénes– al desenlace trágico de esa vida. Es, también, un paisaje sobre la política y sus complejidades, y sobre lo que implica el ejercicio y el sentido del poder. “Morazán” fue, además, la primera película hondureña en ser presentada para los premios Oscar, un verdadero hito en la cinematografía de Centroamérica.

Tío Yim (México, 2019)

Dirección: Luna Marán

Un hombre comprometido con su arte al extremo, el cantautor Jaime Martínez Luna, también activista y, en todo sentido, un hombre libre, es el objeto de la mirada de su hija, Luna Marán, mirada que transforma en una película que es mucho más que un documental. Se trata no solo de registrar o acercarse al misterio de la vocación (política, artística), sino de sus consecuencias al realizarse en el mundo, y de las huellas que deja en las personas que la ejercen –más allá, incluso, de sus propios deseos– y en quienes las rodean. “Tío Yim”, ese otro nombre de Martínez Luna, es a la vez un retrato doble: el de un hombre y el de esa hija que lo observa y trata de comprender, y el de ese mundo de Oaxaca y la Sierra de Juárez que parece hecho especialmente para esta historia.

Todos cambiamos (Panamá, 2019)

Dirección: Arturo Montenegro

Un drama familiar como muchos dramas familiares, con la tensión entre amor y costumbre que aparece en tal sociedad, pero modificada por la decisión del padre de someterse a una cirugía de reasignación de sexo, lo que pone en crisis a todo el mundo. El cambio –ese que surge desde el título– es el verdadero tema del filme, que no solo es el cambio físico del protagonista, sino el de una sociedad completa que debe adaptarse a las decisiones personalísimas de los demás, y mantener los lazos de afecto y tolerancia. La cuestión de género es aquí metáfora y metonimia de cómo transitamos, con traspiés y aciertos, hacia un mundo más justo y diverso.

Guaraní (Paraguay, 2015)

Dirección: Luis Zorraquín

Road movie, “Guaraní” narra el viaje de un hombre y su nieta desde Paraguay hasta Buenos Aires: allí vive la madre de la segunda, hija del primero, embarazada y sin posibilidad de viajar. El hombre testarudo pero fundamentalmente bueno y la adolescente, luminosa, deciden ir. En el transcurso, como sucede en todo filme “del camino”, encuentran a varias personas con las que se vinculan: esas relaciones terminan dibujando un mapa amplio del mundo, sin caer en golpes bajos ni declamaciones vacías. La relación entre los dos protagonistas es lo que sostiene la mirada y emociona hasta el final. Una notable opera prima.

Mataindios (Perú, 2017)

Dirección: Oscar Sánchez Saldaña y Robert Julca Motta

La organización del homenaje al Santo Patrono de un pueblo para que este permita cerrar el duelo por familiares desaparecidos es el primer paso en esta película. Algo se interpone luego: un accidente que es interpretado como un mal augurio. Construida alrededor de festividades locales, “Mataindios” es también un recorrido casi onírico por un mundo que sostiene creencias atávicas, mágicas, que conservan su sentido. Es decir: se trata de un viaje de descubrimiento por las tradiciones que, al mismo tiempo, incluye la posibilidad de pensarlas como algo naturalmente vivo y vigente a través de la belleza, en ocasiones alucinatoria, de las imágenes.

Malpaso

Malpaso (República Dominicana, 2019)

Dirección: Héctor Valdez

“Malpaso” es, en apariencia, un drama social: dos hermanos mellizos viven en la frontera entre República Dominicana y Haití; uno de ellos trabaja con su abuelo en el mercado vendiendo carbón; el otro, por su albinismo, vive recluido en la casa. El abuelo muere, un hermano ha de hacerse cargo del otro. Lo que nace entre ambos es el descubrimiento –o la creación, en realidad– de lazos fraternos en un contexto duro, donde lo que cuenta es la supervivencia. Realizada con un uso fascinante del blanco y negro –para nada un esteticismo gratuito–, tiene la textura de un sueño.

Anina (Uruguay, 2013)

Dirección: Alfredo Soderguit

Anina tiene un nombre capicúa y va a la escuela, donde tiene una “enemiga” con la que, por esas cosas que pasan en los colegios, debe trabajar. Contada con muchísimo amor por el género y también enorme cantidad de humor amable, sin caer jamás en lo pueril, “Anina” es una de las más bellas películas de dibujos animados de los últimos años, y una mirada de gran precisión sobre lo que significa el universo infantil, desde lo cotidiano hasta la fantasía. La película –ganadora, además, del Bafici– se convirtió en un auténtico fenómeno de culto que continúa hasta hoy.

Senda ignorada (Costa Rica, 1983)

Dirección: Ingo Niehaus

El documental de creación es una de las mejores maneras de unir en el cine dos elementos no siempre complementarios: el registro de una realidad y la opinión personal sobre ella. “Senda ignorada” utiliza toda clase de mecanismos –desde la voz en off hasta la representación alegórica– para transmitir al espectador la potencia de las fuerzas en conflicto entre los años 1820 y 1821 en Costa Rica, cuando aquel país luchaba por la independencia y, al mismo tiempo, por un cambio de su matriz económica que acompañase los nuevos tiempos políticos. El uso de todas estas formas permite que nos acerquemos y comprendamos, en pleno Bicentenario de aquellos hechos, un mundo que nos parece alejado en el tiempo, pero también es el nuestro.

Programación semanal de los largometrajes:

Jueves a sábado, del 23 al 27 de septiembre

Argentina: “Bandido”, de Luciano Juncos.

República Dominicana: “Malpaso”, de Héctor Valdez.

Honduras: “Morazán”, de Hispano Durón.

Sábado a lunes, del 25 al 27 de septiembre

Brasil: “Babenco - Alguém tem que ouvir o coração e dizer: Parou”, de Bárbara Paz.

Perú: “Mataindios”, de Oscar Sánchez Saldaña y Robert Julca Motta.

Colombia: “The Birders”, de Gregg Bleakney.

Jueves a sábado, del 30 de septiembre al 4 de octubre

Costa Rica: “Senda Ignorada”, de Ingo Niehaus.

México: “Tío Yim”, de Luna Marán.

Uruguay: “Anina”, de Alfredo Soderguit.

Paraguay: “Guaraní”, de Luis Zorraquín.

Sábado a lunes, del 2 al 4 de octubre

Cuba: “Vestido de novia”, de Marilyn Solaya.

Chile: “Aquí estoy, aquí no”, de Elisa Eliash.

Panamá: “Todos cambiamos”, de Arturo Montenegro.

Corea del Sur: “Sueño prohibido”, de Hur Jin-ho.

~~~

CORTOMETRAJES

Disponibles durante todo el ciclo.

Eu, minha mãe e Wallace (Brasil, 2018)

Dirección: Hermanos Carvalho

El filme es la historia de una fotografía, donde convergen una crianza, una madre soltera y un padre ausente.

Remitentes (El Salvador, 2019)

Dirección: Omar Cubías

Durante su rutina habitual como mensajero, Fermín sufre un incidente con una de las cartas para entregar, y esto lo obliga a enmendar el asunto y entrar en contacto con el destinatario de la correspondencia. Así conoce a Marcelina, una anciana solitaria que desde hace tiempo añora la llegada de esa carta.

Vivir distinto (México, 2020)

Dirección: Octavio Soto y Tania Solomonoff 

Durante 2020, un grupo de agricultores y productores de miel de abejas apis y melipona de las localidades de Ticopó y Maní, en Yucatán, inician un proyecto con la artista Tania Solomonoff. La experiencia se vuelve un intercambio de saberes locales y prácticas corporales en torno al trabajo con las abejas, sus formas de vida y la exploración sensorial de sus cuerpos. En plena pandemia, se van tejiendo momentos únicos y sutiles hechos de vivencias y reflexiones sobre la vida, los afectos, la naturaleza y la crisis climática.

Juan Melgar Junín (Panamá, 2018)

Dirección: Sebastián Touma

Francisco Benavídez encuentra la oportunidad perfecta para vengarse y enfrentar su pasado.

Dalila, la guardiana del monte (Perú, 2018)

Dirección: Lupe Benites

Mientras seguía a sus gallinas en el bosque de su comunidad, Dalila descubre a un grupo de traficantes de tierras que revelan sus oscuras intenciones. Con la ayuda de sus compañeros de estudios, de su profesora y de su abuela, buscarán la verdad.

 

9/2021

Eventos

Vie Oct 22 @18:30 - 08:30PM
"El Placer": tres hermanos y el legado de su madre
Sáb Oct 23 @18:30 - 08:30PM
"El Placer": tres hermanos y el legado de su madre
Sáb Oct 23 @20:00 - 09:00PM
Alfredo Toth presenta "Unísono"