Cassa Lepage, un edificio con mucha historia

      La Cassa Lepage Art Hotel es un conjunto de edificios con un pasaje peatonal interno de uso privado, que se encuentra en la calle Bolívar al 300, a metros de la Avenida Belgrano, en pleno centro de la la ciudad de Buenos Aires.

     Durante las obras de remodelación a cargo de la arquitecta Ana María Carrió, se descubrieron elementos de arqueología urbana en el subsuelo del Pasaje Belgrano. Daniel Schavelzon fue consultado al respecto, y dató la cerámicas indígenas halladas en el siglo XVII.

     Además, permanecían en pie dos fragmentos de paredes pertenecientes a dos épocas distintas, una bajo la otra, la primera del siglo XVIII y la segunda del XVII, algunos de los restos más antiguos de la Buenos Aires colonial.

     La historia del terreno donde se construyó este conjunto se remonta a mediados del siglo XIX, cuando Martín Gregorio de Álzaga adquirió a la familia De la Peña la parcela sobre la calle Bolívar, cerca de la calle Belgrano. En 1864 se casó con Felicitas Guerrero, pero falleció en 1870 por la depresión que le causó la pérdida de un hijo al nacer. Su viuda fue asesinada por un pretendiente dos años más tarde, y su familia heredó los bienes, incluyendo el terreno en la calle Bolívar.

    Ampliando la propiedad, sumándole una parcela contigua en la esquina de la calle Belgrano, los Guerrero construyeron allí un conjunto de viviendas de renta con un angosto pasaje interno que conectaba en forma de "L" una salida por la calle Bolívar y otra por Belgrano. En 1897, los edificios pasaron a manos de Luis Supervielle, y luego a las de Bernardo Etchehon.

    En 1900, como lo recuerda una placa conmemorativa en la fachada, se realizó la primera filmación cinematográfica de la Argentina, registrando la visita del presidente brasileño Campos Salles al argentino Julio A. Roca. A cargo del registro estuvo la Casa Lepage, que funcionaba en uno de los locales comerciales del Pasaje Belgrano. En 1908 fue adquirida por Max Glucksmann, pionero del cine en el país.

    El conjunto de edificios y pasaje terminó siendo propiedad de la Compañía de Seguros La Continental, que en 1923 encargó al maestro del art decó argentino Alejandro Virasoro la remodelación total de la fachada. Por último, ante el ensanche de la calle Belgrano para transformarla en avenida, el sector de los edificios afectado por esta obra de interés público tuvo que ser demolida, el angosto terreno que quedó desocupado fue vendido, y en él se construyó un alto edificio de departamentos. El pasaje interno quedó forzosamente interrumpido por la medianera del nuevo edificio, y perdió su salida por Belgrano.

     Finalmente, en la década de 2000, todo el decaído conjunto fue adquirido por la firma Tanghotel, quien se dispuso a transformarlo en un hotel temático que girara alrededor de la cultura del tango. La arquitecta Ana María Carrió estuvo a cargo de la dirección de las obras de restauración.

5/2017

 

5/2017

Medios

Eventos

Lun Jun 27 @16:00 - 05:00PM
Mariana Cincunegui y sus "Canciones Botánicas"
Lun Jun 27 @19:00 - 09:00PM
buenos Aires Aventura Geómetrica
Lun Jun 27 @20:00 - 09:00PM
Vuelve "El Amateur" en el Chacarerean