UN THRILLER CON EL ESTILO Y LA ESENCIA DE VARGAS LLOSA

 

 Llosa

Por Carlos Algeri (*)

     Un thriller policial con la firma de Mario Vargas Llosa es una rareza que tiene su encanto. Sobre todo por los condimentos: erotismo, un crimen y con gran fresco de fondo como el final del gobierno de Alberto Fujimori en el Perú de los ’90.

    Todo lleva a pensar que en Cinco esquinas (Alfaguara, 320 páginas), el Premio Nobel de Literatura decidió ajustar algunas cuentas con su pasado, entrando de lleno en una etapa en la que compitió por la presidencia con el nombrado Fujimori.

    No parece casual que haya prescindido de la novela testimonial y abrace el formato de thriller –en forma bastante anticonvencional- para hurgar en algunos tópicos de aquella época: el infaltable monje negro del poder, atentados terroristas resonando como melodía tenebrosa, y el periodismo sensacionalista como vehículo para acallar críticas y condicionar adhesiones.

    El resultado es una historia simple, ágil y narrada con la reconocida pericia del autor de “La tía Julia y el escribidor”. Con un toque de distinción, una perla que merece una mención especial: el capítulo XX, titulado Un remolino, donde el formidable autor peruano construye una deslumbrante sintaxis narrativa integrando segmentos de historias paralelas que se complementan, se enriquecen unas a otras, pero no se tocan. Una continuidad en la acción que condensa de forma magistral el núcleo de lo que podrían ser otros capítulos que no se escribirán, ya que el integrador poder de síntesis del autor los reúne y macera en una alquimia impecable.

    "Si hay un tema que permea, que impregna toda la historia, es el periodismo, el periodismo amarillo –anuncia Vargas Llosa-. La dictadura de Fujimori utilizó el periodismo de escándalo como un arma política para desprestigiar y aniquilar moralmente a todos sus adversarios. Al mismo tiempo, también está la otra cara, cómo el periodismo, que puede ser algo vil y sucio, puede convertirse de pronto en un instrumento de liberación, de defensa moral y cívica de una sociedad. Esas dos caras del periodismo son uno de los temas centrales de Cinco esquinas”.

    También hay otros temas fundamentales en la novela: la hipocresía social, focalizada en varios personajes de clase alta (pero atravesando a las demás) como el ingeniero Enrique Cárdenas o su amigo Luciano, la doble moral de Marisa y Chabela, los velos del placer descorridos con entusiasmo en privado y escondidos en público por temor al qué dirán, y la ambición como uno de los motores de la perversión humana.

    Vargas Llosa siempre divide aguas. Dentro de su extraordinaria obra literaria, Cincoesquinas no ocupará un lugar en la cúspide junto con sus colosales clásicos, pero tampoco es una obra menor o fallida. Conozco o he leído muy pocos escritores capaces de atravesar géneros y temáticas para colocarlos al servicio de su estilo. Mario Vargas Llosa es uno de ellos.

 * Carlos Algeri es periodista, escritor y dramaturgo.    

4/2016

 

Eventos

Mar Ene 25 @20:00 - 10:00PM
Piñón Fijo en Radio City de Mar del Plata